Cómo tomar mejores decisiones

Cómo mejorar tu toma de decisiones en 30 minutos (¡y ahorrarte mil disgustos!)

¿Quién no ha tomado alguna vez decisiones a la ligera? no me refiero a beberte 7 ‘gintonics’ cuando solamente querías dar una vuelta con tus amigos. Me refiero a decisiones cuyas repercusiones duran más de 24 horas, como por ejemplo comprarte un piso que se puso en venta debajo del de tus padres 6 meses antes del gran catabúm del ladrillo. O ese máster al que te aferraste desesperado con la ilusión de que te diera un ticket para una entrevista de un trabajo ‘cualificado’ y que al final te colocó en un campo que odias.

Muchas veces (o casi siempre) tenemos ideas acerca de lo que luego resulta no tener nada que ver con la realidad. Ocurre porque realmente no sabemos tomar decisiones que se ajusten a lo que somos. Y a su vez, esto nos ocurre porque no tenemos ni puta idea de quiénes somos.

Decidiendo a la ligera

A mí me costó casi 30 años el empezar a tomar decisiones que realmente respondieran a mis necesidades y no a lo que la sociedad o mi círculo más próximo considerara ‘lo mejor para mí’.

Fui uno de esos jóvenes que se gastó 12,000 euros en un segundo máster con la mera intención de meter la patita en un mercado laboral vertiginoso. Con suerte, durante ese master, hablé con la orientadora de la universidad (con la que podría haber hablado por la centésima parte del valor de la matrícula) y descubrimos que dentro del ‘sistema’, la única opción razonable para mí era meterme en marketing.

Despues de 4 años trabajando en oficinas de marketing elaborando informes engañosos para clientes apáticos, dejándome los riñones en ‘bean bags, jugando al macho alfa ante mesas de Ping Pong entre compañeros amigables durante el trabajo y casi inexistentes más allá de él, descubri que la única opción razonable para mí era hacerme freelance.

bean bags

No te dejes engañar, las bean bags con incomodísimas

Luego resultó que lo que llevaba años haciendo inconscientemente era tomar decisiones que gradualmente se ajustaban a mis valores y a mis principios. Solo recientemente, he sido capaz de adoptar conciencia de esos valores y principios, y en este artículo quiero compartir contigo un ejercicio que me ayudó mucho a consolidarlos.

Los 30 minutos que tardarás en hacer este ejercicio pueden tener un gran impacto en tu toma de decisiones y llevarte hacia un estilo de vida más afín a tus principios y por lo tanto mucho más gratificante y satisfactorio.

No te hará tan rico que te permitirá retirar de la lucha (a no ser que tus valores más importantes sean el acumular riqueza y estés actualmente trabajando en una ONG), pero te ayudará a elegir la lucha con el propósito más alentador.

Yo desde luego cambié la dirección de mi negocio freelance de manera brutal. Y en parte, este artículo es fruto de mi compromiso a seguir mis valores, en este caso los de la libertad y la curiosidad.

¿Cómo tomar buenas decisiones?

Te invito a que hagas esta versión de un ejercicio para determinar cuáles son tus valores que encontré en MindTools. Necesitarás una hoja de papel y un boli pero también puedes usar tu ordenador o móvil.

  1. Recuerda los momentos en los que mejor te has sentido en tu vida personal y profesional

  • ¿Qué estabas haciendo?
  • ¿Con quién estabas?
  • ¿Qué otros factores contribuyeron a ese sentimiento?

Por ejemplo, para mí fue estar tocando la guitarra con mi banda ante un público entregado o jugar con la que se convirtiera en mi esposa a mojarnos con una fuente en un parque en verano.

Peru Buesa rock

2. Recuerda los momentos en los que más orgulloso de tí mismo te has sentido

  • ¿Porqué estabas orgulloso?
  • ¿Había más gente compartiendo tu orgullo? ¿Quiénes?

Para mí es un cliente dándome las gracias por todo lo que le ayudé.

hippie festival

3. Recuerda los momentos en los que más satisfecho y realizado te has sentido

  • ¿Qué necesidades estaban satisfechas?
  • ¿Cómo y porqué dio esa experiencia significado a tu vida?
  • ¿Qué otros factores contribuyeron a estos sentimientos?

Por ejemplo, estar tumbado en una playa de Tailandia con mi mujer después de tres meses de duro trabajo

4. Determina tus valores más importantes

Con esas experiencias frescas en tu memoria, repasa esta lista de valores y selecciona 10 que estén relacionados con esas sensaciones de plenitud y felicidad.

Responsabilidad
Exactitud
Logro
Aventura
Altruismo
Ambición
Asertividad
Equilibrio
Ser el mejor
Pertenecencia
Audacia
Calma
Cuidado
Desafío
Alegría
Lucidez
Compromiso
Comunidad
Compasión
competitividad
Consistencia
Contentamiento
Mejora continua
Contribución
Control
Cooperación
Correctitud
Cortesía
Creatividad
Curiosidad
Rapidez de decisión
Democraticidad
Confianza
Determinación
Devoción
Diligencia
Disciplina
Discreción
Diversidad
Dinamismo
Economía
Eficacia
Eficiencia
Elegancia
Empatía
Disfrute
Entusiasmo
Igualdad
Excelencia
Emoción
Pericia
Exploración
Expresividad
Justicia
Fe
Familia
Fidelidad
Aptitud
Fluidez
Atención
Libertad
Diversión
Generosidad
Bondad
Gracia
Crecimiento
Felicidad
Trabajo duro
Salud
Ayudar a la sociedad
Santidad
Honestidad
Honor
Humildad
Independencia
Ingenio
Paz interior
Perspicacia
Inteligencia
Estado intelectual
Intuición
Justicia
Liderazgo
Legado
Amor
Lealtad
Marcar la diferencia
Maestría
Mérito
Obediencia
Franqueza
Orden
Originalidad
Patriotismo
Perfección
Piedad
Positividad
Sentido práctico
Preparación
Profesionalismo
Prudencia
Calidad
Confiabilidad
Inventividad
Restricción
Orientado a resultados
Rigor
Seguridad
Autorrealización
Auto control
Desinterés
Independencia
Sensibilidad
Serenidad
Servicio
Astucia
Sencillez
Solvencia
Velocidad
Espontaneidad
Estabilidad
Estratégia
Fuerza
Estructura
Éxito
Apoyo
Trabajo en equipo
Templanza
Gratitud
Minuciosidad
Consideración
Oportunidad
Tolerancia
Tradicionalismo
Integridad
Búsqueda de la verdad
Comprensión
Unicidad
Unidad
Utilidad
Visión
Vitalidad

 

5. Prioriza tus valores

Ahora tienes que comparar esos 10 valores entre ellos para establecer una jerarquía.

Por ejemplo, ésta es una manera de comparar curiosidad y creatividad:

Si te dieran a elegir entre dos trabajos, ¿cuál elegirías? 

uno en el que tienes que trabajar de coordinador en varios departamentos diferentes

o uno en el que tendrías que innovar constantemente los procesos del departamento de recursos humanos?

Otro ejemplo, en este caso comparando calma y positividad:

Te proponen dos planes de fin de semana. Uno a un festival hippie con música en directo, flores, face painting y alcohol. El otro una ruta de montaña con dos amigos  en un parque natural remoto.

what-the-festival-2 hike

¿Cuál elegirías primero?

6. Aplícalos

Cuando ya tengas tu lista, léélos y aplícalos hipotéticamente a situaciones de tu vida personal y profesional. Piensa en los planes y proyectos que tienes en la agenda y pregúntate si lo que vas a hacer se ajusta a tus valores o los viola.

 

Mis valores y lo que significan

Haciendo este ejercicio que comparto contigo yo saqué, entre otros, los siguientes 4 valores.

Que conste que como cualquier otro humano, no soy fiel a ellos en el 100% de mis decisiones. Ser fiel a tus valores va por definición en contra de las demandas de la vida cotidiana y de tu círculo social, por lo que no es tarea fácil para nadie. A lo que me comprometo es a reflexionar sobre ellos y gradualmente acercarme más a medida que voy afrontando y venciendo mis miedos.

Libertad

Todo ser humano tiene derecho a la libertad para aprender lo que es mejor para él y tomar decisiones en base a ello.

Hay dos elementos fundamentales para que exista libertad. Uno es la educación, que es el proceso de abrir la mente de un ser humano. El otro es la prosperidad, que proporciona libertad de opciones. Por ejemplo, libertad es cuando un individuo decide lo que más le conviene y puede elegir entre cobrar 20k o cobrar 100k, entre trabajar 60 horas o 20, desde una oficina o desde un pueblo en la playa. La tecnología, y en especial internet, cumplen un papel fundamental en la libertad (en sociedades mínimamente prósperas y democráticas). Como contrapunto, también pueden acarrear lo contrario. 

¿Cómo puedo aplicar este valor en mi día a día?  

Asegurándome de que hago lo apropiado para mantener un estilo de vida satisfactorio como freelance, sin horarios, sin jefes y con suficiente tiempo para lo que más me gratifica. Por ejemplo, si me ofrecen un trabajo cobrando el doble de lo que cobro ahora pero teniendo que viajar 2 horas al día, si bien sería muy tentador, lo tendría que negar.

Honestidad

Para mí la honestidad no es solamente decir lo que piensas, sino también hacer lo que dices.

La razón por la que creé Gozen Media y abandoné el mundo corporativo es porque odiaba el tentador engaño que tantas empresas de servicios perpetúan. El valor real de los servicios que se dan se disfraza de jerga y florituras para que el cliente pague la mayor cantidad de dinero posible, y a mí me provoca infelicidad participar en esa farsa.

¿Cómo lo puedo aplicar en mi día a día?  

Asegurándome de que me recuerdo a mí mismo mis valores y soy fiel a ellos en las decisiones que tome. También, ser transparente con la gente con la que trabajo y dar las precisas expectativas.

Curiosidad

Una mente curiosa nunca se sacia de aprender cosas nuevas para entender un poco mejor el mundo. Mis padres siempre han estimulado esta faceta llevándome a museos, explicándome el funcionamiento de las cosas y germinando un deseo de aprender y seguir fascinándome por el mundo.

¿Cómo lo puedo aplicar en mi día a día?  

Haciendome muchas preguntas y añadiendo variedad a mis proyectos y rutina.

Creatividad

Un concepto a menudo confundido y malinterpretado. Creatividad es cualquier acto o idea que transcienda lo establecido, y se puede aplicar a todos los aspectos de la vida: desde inventar un paraguas que no te apuñale el cráneo hasta decidir socializarte en casa en lugar de en bares (y ahorrar así cientos de euros al mes). Un fotógrafo o un pintor no son personas naturalmente creativas. De hecho, tengo un gran amigo que es actor y me suele decir que en su mundo de directores y artistas, ha conocido a poca gente que sean tan creativa como algunos de sus conocidos que trabajan en grises oficinas corporativas.

¿Cómo lo puedo aplicar en mi día a día?  

Pensando en maneras de hacer mi trabajo mejor, más eficiente o menos complicado. Pasando todo el tiempo que pueda escribiendo, leyendo, hablando con gente creativa y componiendo música.

En conclusión

A nadie le enseñan en la escuela a plantearse sus valores, y por consiguiente mucha gente se mete en berenjenales de los cuales luego se arrepiente (a veces cuando es demasiado tarde). Si de verdad piensas que lo más importante en la vida no es ser millonario sino ser feliz, te animo a que hagas este ejercicio y me cuentes las cosas que has descubierto. Tu toma de decisiones mejorará y tus decisiones te llevarán a un día a día más gratificante y feliz.

¿cuáles son tus 5 valores más importantes?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *